domingo, 24 de enero de 2010

Ya tenemos bandera de España

Hola.
Hace pocas horas he vuelto de un acto benéfico que ha organizado mi vecino para recaudar fondos para los afectados del terremoto de Haití. Ha sido curioso. Quizá publiquen algo en el periódico (http://www.lowellsun.com/). Es el mismo vecino que hizo lo del encuentro en su piso para recoger dinero para comprar pañales a las familias pobres de aquí. Así que ya veis que es una persona muy comprometida. El caso es que lo que recogían hoy (la entrada eran $20) irá íntegro a esta causa, porque todo lo que se ha hecho ha sido gracias a voluntarios: el encuentro era en un pequeño restaurante donde han ofrecido un buffet con comida típica de Haití, y varias personas y grupos han intervenido. Lo he pasado bien. Ha ido bastante gente, y claro, la mayoría estaban sentados en mesas comiendo lo del buffet, así que había bastante jaleo. Ha salido una señora, profesora de Historia, a hablar del país, pero no la escuchaba casi nadie. La pobre. Luego ha salido una niña del instituto de aquí a recitar una poesía, que había escrito ella misma, y la han aplaudido mucho porque la ha recitado de memoria, con sentimiento y dramatismo. Ha tenido un lapsus al principio en que se ha olvidado de la siguiente frase, y ha empezado a chasquear los dedos, y mucha gente ha empezado a hacer lo mismo como para animarla, y mientras, ella concentrada hasta que ha podido continuar. Eso ha sido muy curioso. También ha salido un grupito a cantar y tocaban los timbales, pero ha sido un poco raro porque me daba la impresión de que la música y los que cantaban estaban desincronizados. Y por último han estado tocando y cantando otro grupo que ése sí que ha valido la pena. Música muy buena. Y la gente se ha animado y ha empezado a bailar por allí entre las mesas. En fin, todo por una buena causa. Yo he estado charlando con otro chico que estaba igual de solo que yo, amigo también de Bobby, mi vecino, que ha llegado hace pocos meses de Philadelphia.

Ya en casa, he acabado de decidirme por dos cosas que tenía ganas de zanjar: una, el billete a San Francisco, a donde me voy a ir aprovechando la semana que tengo de vacaciones en febrero. He reservado ya billete, hotel, una excursión por los viñedos de la zona, y un ticket para visitar atracciones típicas de la ciudad. Ya está. Y la otra cosa es la convocatoria para el año que viene. Me voy a volver a presentar a esto otra vez. Quiero repetir un segundo año. Pero lo tengo muy difícil. Sobre todo porque no voy a estar en Madrid en abril en las entrevistas que hacen a los que se presentan a todo esto, por razones obvias, y por eso lo más probable es que ni se molesten en tomarme en consideración. Y Massachusetts ya no estaba en la lista de estados a los que optar. Si quisiera repetir en el mismo colegio donde estoy ahora –si es que sigue funcionando–, supongo que podría, pero eso aún tengo tiempo de meditarlo. De momento, por si acaso, yo me presento para otro estado, que tampoco pierdo nada por intentarlo. Y sino, pues volveré a casa y ya lo intentaré en el futuro otra vez. Pero de momento entrego los papeles aquí. Y finalmente me he decidido por… Florida. Ha sido una decisión muy de última hora. No sé bien porqué. Pero ahora ya está. Mañana pasaré la mañana en Boston entregando los papeles en el Consulado.

Esta semana han tomado una decisión importante en el colegio: por eso de que se note que están tomando en serio la amenaza de que lo van a cerrar, las propuestas que tienen para mejorar los resultados de los alumnos las van a empezar a llevar a cabo YA. Nada de esperar al próximo curso y dejarlo en intenciones. No. Así que creo que ya comenté que una de estas ideas era la de reducir las clases de español de 5 a 3 días a la semana. Pues eso. A partir de ahora, sólo vamos a dar clase lunes, miércoles y viernes. Y los martes y los jueves vamos a mantener nuestro horario, pero vamos a la clase como ayudantes, de tal manera que yo entro en cada curso, y allí estará el profesor correspondiente y él/ella me dirá qué es lo que tengo que hacer. Se supone que estas dos clases que tendrán los alumnos nuevas a partir de ahora, serán utilizadas para reforzarles las destrezas que necesitan desarrollar en los exámenes de los MCAS. (Los que se supone que no han tenido tan buenos resultados como deberían y por los que el consejero de educación planteó el cierre del colegio). Esto va a ser un lío para nosotros, los de español, ya verás, porque tenemos 6 clases al día, y cada curso lo va a plantear de una manera distinta, así que vamos a ir un poco locos a ver qué es lo que cada uno ha dedidido que quiere que hagamos esa hora. Pero en fin, no me voy a quejar porque son dos días enteros menos de clases que voy a tener que preparar y dar… Ya os contaré.

De momento, la votación final que era para el martes, la han pospuesto, y eso se supone que son buenas noticias porque es señal de que están meditando más la decisión y van a visitar antes el colegio y a estudiar los cambios que se están produciendo y todo eso.

Por fin pusieron la bandera de España en nuestra aula. Adjunto fotos y vídeo. Me puse muy patriota yo, y busqué en youtube el himno para que sonara mientras lo colgaban, pero no es el himno tal cual, sino con letra cantada, supongo que aquella versión que luego criticaron tanto... Es lo que encontré. Es un vídeo muy breve, pero os hacéis una idea. Fue divertido. Y un par de fotos. Es lo único de lo que puedo mostrar fotos esta vez, porque conste que aunque ya me gustaría, tampoco puedo ir con la cámara a todas partes para haceros esto más entretenido…

En fin, que ahí va el vídeo:
video

Y en las fotos:
Yo subida a la escalera, con el taladro que quisieron que llevara, y Sammy abajo. El otro que sale en el vídeo de antes, a los pies de la escalera, es Georgy.


Aspecto del aula ahora con la mayoría de las banderas.

Esta semana creí que me habían robado la campanita que me compré en España y que me iba tan bien. Aquélla que os dije que era como la de los hoteles. Bueno, pues me llevé un buen disgusto, y se lo dije a Bill (el “principal” de la escuela media), y el hombre al día siguiente se me presentó con otra chiquitita de regalo. Qué majo. Pero no le voy a contar que luego la encontré en la clase de kindergarten, donde me la había dejado olvidada… (Oooops!!) Y es que la tengo que esconder para que no la toqueteen continuamente, y luego se me olvida. En fin. Así mejor: ahora no tengo que acordarme de llevarla de aquí para allá: tengo una fija en el carrito de las clases de la mañana, y la otra en el de las de la tarde… Sí, me he hecho dos carritos para no tener que ir cambiando material cada vez.

Los de 7º han estado contestando a las cartas que recibieron de alumnos del instituto de Sax con los que estamos intentando iniciar eso que se llama “penpals”, o “amigos por correspondencia”. No creía que saldría tan bien, pero la verdad es que se han emocionado con el tema y quisieron que llevara un día la cámara y todo para adjuntar una foto a sus cartas… Estoy contenta. Y los demás profesores lo han visto y finalmente se van a animar a hacerlo también en sus clases. Genial. A lo mejor queda en nada, pero se ha intentado.

Niamh (pronunciado Niiiv) –nombre holandés– que es una “profesora vecina”, se ha comprado una cafetera, y aunque yo no bebo café, la estoy utilizando para hacerme un té algún que otro día, y ya tengo en el cajón unas galletitas para acompañar y la taza y bolsitas para el té. También me colocaron el otro día un archivador con cuatro cajones, junto a mi mesa, de tal manera que uno de sus lados queda justo pegado a la mesa, y ahí he pegado un dibujo que recibí de mi sobrina Sofía el otro día por correo, y una hoja con frases bonitas, y un calendario, y cosas así, para personalizarlo más. Y por supuesto, lo mejor es que tengo cada vez más espacio para tener mis cosas organizadas y ordenadas. Poquet a poquet…

El martes hubo unas elecciones para el senado en este estado. Y el domingo pasado en la iglesia, junto con la hoja parroquial nos entregaron una cuartilla en la que se explicaba qué defendía cada candidato: era una tabla bien sencilla en la que simplemente contaban qué respuesta daban a los temas que más preocupa a la iglesia:
Al tema del aborto, el republicano opina esto, la demócrata esto, y el liberal esto.
Al tema de…
Así un montón.
Y a mí me pareció muy bien. Cada uno que vote lo que crea más conveniente. Ellos simplemente daban la información. Creo que hay que ser coherente, y si estos temas afectan a las creencias que las personas religiosas tienen, pues hay que decirlo para que todos estén informados, y luego cada uno que actúe en consecuencia.

Ya nevó un poco el fin de semana pasado, así que no me quejo. Pero no fue nada del otro mundo. Sigo esperando más cantidad.

Y con esto me despido por esta semana, señores. Voy a poner notas, que se nos acaba el segundo “quarter”. Eso quiere decir que estamos ya a la mitad del curso. Esto va que vuela.
Besos.